Cursos Septiembre


Articulos


CAPITAL PRIVADO y EMPRENDEDOR, ¿cómo evaluar el riesgo?


Invertir capital en empresas de reciente creación es, por su propia naturaleza, una estrategia que conlleva riesgos mayores a los de otras inversiones de portafolio. Los retornos esperados por los inversionistas son lógicamente mayores que los recibirían en otros tipos de activos. Así, por ejemplo, las acciones de empresas pequeñas de reciente creación, pueden dar mejores rendimientos que las de empresas grandes ya maduras.

En los últimos años, la mayor parte de las inversiones de capital de riesgo a nivel mundial han sido: software, biotecnología, tecnologías de la información, medios de comunicación y entretenimiento, y equipo médico.

El capital de riesgo ayuda a detonar el despegue de empresas en dichos sectores, pero su exposición al riesgo no está siendo adecuadamente capturado por las herramientas de análisis tradicionales.

En el libro “Capital Privado y Emprendedor: Un modelo para empresarios, inversionistas y administradores de fondos”, colección de artículos recopilados por la AMEXCAP, y publicado por Riskmathics FI, Henrik Cronqvist, reconocido experto internacional en materia de capital privado y emprendedor, catedrático de la China Europe International Business School, CEIBS, aborda el tema en forma innovadora.

Entre sus aportaciones, destacan:

1. El marco conceptual que debe ser usado es el Método de Capital de Riesgo, el cual parte de tres coordenadas: a) Valor de salida, medida a partir del valor de un eventual IPO exitoso, ó, de una venta competitiva que proporcione mejores términos que el IPO; b) Tiempo de salida, usualmente estimado de 2 a 5 años, dependiendo de si la empresa está en etapa de capital semilla, o de aceleración; c) la Probabilidad estadística de que la salida sea exitosa, estimada a partir de evidencia histórica.

2. A partir de los valores estimados, se pueden aplicar métodos como el Múltiplo Objetivo y/o TIR, para establecer valores de referencia que guíen las decisiones de inversión en un proyecto u otro.

3. Como en cualquier proyecto, la determinación del Costo de Capital es fundamental para evaluar diversas oportunidades.
El modelo estándar de determinación de costo de capital, el CAPM, revela ser insuficiente al ser utilizado en empresas recientes, pues ignora factores de riesgo fundamentales
En consecuencia, se requiere un modelo CAPM ampliado, que acumule factores adicionales a la tradicional prima de mercado, tales como:
a) Prima de tamaño, derivado del mayor rendimiento esperado de empresas pequeñas en crecimiento, en contraste con empresas maduras;
b) Prima de valor, por un menor “precio/valor en libros”;
c) Prima de liquidez, por ser la iliquidez el estado rutinario de las empresas recientes.

4. Si además de ser una empresa reciente, ésta se encuentra en un país emergente, como México o Brasil, un factor adicional, riesgo-país, debe ser considerado.
Tradicionalmente se ha utilizado la comparación de los rendimientos de bonos gubernamentales de 10 años de países calificados AAA, en relación a países calificados BBB+. Alternativamente se pueden utilizar diferenciales de CDS (Credit Default Swaps) de los países emergentes, en caso de cotizarse en mercado.

5. Utilizando los enfoques descritos en el capítulo, se estima que el costo de capital emprendedor debe situarse entre 12% y 15% como base, para un país desarrollado.
Para el caso de México, tomando en cuenta el riesgo país relevante, dicho valor debería estimarse a partir de un 16%, según la opinión del profr. Cronqvist.

Reseña realizada por Gerardo R. Herrera, Director de Comunicación de Riskmathics FI


Instagram